Uñas con grietas

Uñas con grietas

Es muy común que nos encontremos con clientes que tengan las uñas “estriadas, agrietadas o con crestas”, pero en realidad, no son grietas sino son surcos. Pero esto no ocurre de la noche a la mañana, sino que más bien, la matriz desarrolla surcos superficiales ya sea por la edad, por daño en la propia matriz o genética.

Como ya bien sabemos, a nuestras clientas no les gustan las uñas con grietas y, ante estos casos, lo que normalmente se hace es limar la superficie de la uña con tal de dejarla suave y que el esmalte quede bonito, ¡pero eso está mal!

Porque de esa manera, estamos afinando las uñas y por lo tanto, debilitándolas y causando que se separe en escamas. Tengamos en cuenta que los esmaltes y los productos como gel o acrílico no se adherirán adecuadamente si la uñas son demasiado finas o débiles. 

En estos casos, lo mejor es dejar la uña natural tal como está y la podemos cubrir con una base mate o rellenadora de surcos, éstas suelen ser un poco más gruesas que las bases normales y de esta manera se podrán disimular y crear la apariencia lisa.

Si esta información te ha gustado o ha sido de ayuda, no dudes en dejar un comentario y suscribirte al blog

¡También puedes compartirla en tus redes sociales favoritas!

Deja un comentario

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest