¿Las uñas artificiales (acrílico, gel) pueden dañar mis uñas naturales?

Uñas artificiales

En muchas ocasiones hemos oído frases como “las uñas artificiales me han arruinado las uñas“, “desde que me hice las acrílicas o gel, mis uñas no han vuelto ser las mismas” y así, una infinidad de frases más sobre cómo los productos para esculpir o construir uñas de manera artificial han cambiado la manera en que crecen las uñas naturales. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

Los productos cosméticos para uñas de ninguna manera pueden hacer que el crecimiento natural cambie o provoquen daños irreversibles en la naturaleza de la uña. Lo cierto es, que lo que realmente daña las uñas es el limado en exceso. El limado agresivo ya sea manual o con una lima eléctrica, puede causar muchísimo daño en la placa de la uñas. 

En el caso del esmaltado en gel, esmaltado permanente o semipermanente (aquel que se retira con un removedor), el producto se reemplaza por completo cada 14-21 días, esto significa que volvemos a limar una y otra vez la placa de la uña haciéndola cada vez más fina y más porosa. Ahí es cuando realmente se produce el daño. Además, hay la tendencia de utilizar limas de un gramaje más alto de lo necesario o de lo recomendado con tal de “darnos más prisa” o de “hacer la uña más suave”, y en realidad esto no hace ningún bien, ni al cliente ni al servicio.

Cada vez que la uña se hace más fina, tendremos más probabilidad de que el producto no se adhiera adecuadamente y además conseguiremos un cliente disconforme con uñas dañadas. 

En el caso del gel de construcción o del acrílico (productos para uñas artificiales), se realiza un servicio de relleno cada 14-21 días, esto significa que se rellena de producto la porción de uña que ha crecido, aquí pasa lo mismo que en el caso anterior, con tal de quitar la capa brillosa de la nueva porción de uña crecida o por tal de rebajar el escalón del producto y así igualar el relleno, tenemos la tendencia de limar en exceso. Tengamos en cuenta que la placa ungueal se renueva por completo  cada 4 meses aprox., eso nos deja a unos 8 servicios hasta que la uña se haya renovado por completo.

Si nos fijamos, en cada servicio, se lima la parte nueva de la placa, cuando ésta llega al borde libre, lo normal es que ya no tenga la fuerza suficiente y se parta o se produzca levantamiento del producto.

En resumen, debemos tener cuidado al limar la uña natural, usar las limas adecuadas para la superficie (gramaje recomendado de 240), hacer lo posible por no rayar la placa con los empujadores y tratar las uñas con el máximo cariño posible. 

Si esta información te ha gustado o ha sido de ayuda, no dudes en dejar un comentario y suscribirte al blog

¡También puedes compartirla en tus redes sociales favoritas!

Deja un comentario

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest