Clienta embarazada ¿Cómo realizar servicios de manicura y pedicura?

mujer embarazada

Seguramente, la mayoría de profesionales de la belleza, han tenido alguna vez a una clienta embarazada. Como profesionales, debemos actuar dependiendo de las necesidades de nuestro cliente. 

En estos casos, debemos tener en cuenta ciertas consideraciones. Durante el primer trimestre, debemos recordar que nuestra clienta estará un poco más sensible de lo normal debido al cambio hormonal que se está produciendo en su cuerpo. En el segundo trimestre, podemos notar la aparición de manchas en la piel, algunas pueden experimentar comezón o picazón tanto en las manos como en los pies. Al final de este trimestre, las extremidades pasan a inflamarse debido a la retención de líquidos. Durante el último trimestre, las extremidades están mucho más inflamadas. 

¿Cómo debemos realizar los servicios en estos casos? Siempre debemos preguntar al cliente cómo se siente. Eso nos brindara la información necesaria para proceder. Por ejemplo, muchas desarrollan extrema sensibilidad a ciertos olores y a ciertos productos, que por supuesto, debemos evitar usar. Algunos de los productos pueden contener cierto porcentaje de aceites esenciales que pueden estar prohibidos durante el periodo de gestación y lactancia.

Por lo tanto, debemos prestar mucha atención a lo que estamos usando. No debemos utilizar ningún producto en mujeres embarazadas que contenga: salvia, orégano compacto, orégano griego, alcanfor, canela, menta piperita, clavo, cedro de atlas.  Aunque hay ciertos aceites que se pueden utilizar durante los diferentes trimestres, debemos hacer lo posible por evitarlos. Siempre es mejor consultar con el médico ante cualquier duda.  

También debemos preguntarle sobre su preferencia para el acabado de las uñas (esmalte, acrílico, gel, etc.) ya que algunas mujeres prefieren evitar entrar en contacto con ciertos químicos. Si nuestra clienta embarazada tiene preferencia por un acabado que necesite curación en lámpara, debemos utilizar una lámpara LED y nunca debemos apuntar la luz directamente a la zona abdominal. Las antiguas lámparas UV, están totalmente desaconsejadas para este las personas embarazadas. 

Para finalizar, recalcar que el masaje más aconsejado es el de tipo circulatorio con movimientos suaves, sobre todo, a partir del segundo trimestre.  

Si esta información te ha gustado o ha sido de ayuda, no dudes en dejar un comentario y suscribirte al blog

¡También puedes compartirla en tus redes sociales favoritas!

Deja un comentario

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest